“Se está rifando una ostia y yo he comprao todos los números”

img_09511

Cuando ves a Berto con un micrófono distorsionado dando el coñazo ya dices: “el programa de hoy va a ser bueno”. Y efectivamente. Cuando creé este segundo blog me prometí a mí misma no dar mucho el coñazo con temas de Buenafuente y derivados, pero creo que el programa del lunes mereció tanto la pena como para comentarlo aquí. No digo que el resto de días no la merezca, por mí hablaría todos los días de ellos, pero igual cansa ¿no?

Me quedo con dos momentos: el primero, Berto + micro + voz distorsionada = Risa asegurada. El momento que Andreu , ya harto,sale detrás del decorado de plató, le dice que pare y Berto sigue con voz de orco diciendo la frase que titula la esta entrada.

El segundo momento atañe a la foto que ilustra el texto de hoy.  Berto analizaba el rictus de uno de los componentes de Il Divo. Cuatro fotos tomadas a un solo hombre y en las cuatro la misma expresión, el pelo igual de peinado y colocado, la misma sonrisa… El cúlmen llegó cuando Andreu y Berto se pusieron a imitar esa expresión. Tuve que coger aire, agarrar la cámara e inmortalizar el momento porque era para hacer una foto. Sois muy grandes pareja.

Una y no más Santo Tomás

17-otra-vez-poster

Asistir a una premiere es una locura si no eres periodista. Bueno siendo periodista también pero hay menos mogollón hormonado-quinceañero. Creía que la histeria fanática sólo existía en las películas. Acostumbrada a la tranquilidad y el respeto del mundo Buenafuente no sabía lo que era el fenómeno fan propiamente dicho. No me podía creer lo que estaba viendo y escuchando. Niñas de 10 años histéricas por ver a su ídolo, chillando, gritando, saltando cada vez que pasaba una cámara. Qué queréis que os diga, prefiero el respeto y la calma de Sant Just Desvern.

Ayer se realizó en Madrid la premiere de 17 Otra vez, película que protagoniza Zac Efron (High School Musical). Me hacía ilusión verle en persona después de saberme todas las coreografías de la peliculita de marras. 

El encuentro fue fugaz pero valió la pena. Pude ver a los compañeros de los medios en acción (como Pilar Rubio, que ya perece un ritual. Siempre me encuentro con ella en los preestrenos y estrenos). Aprendes mucho simplemente mirando y observando todos los gestos, guiños, jergas, cómo se ruedan los reportajes…Me encanta ver eso, y así por lo menos se hizo ameno.

El joven actor llegó UNA HORA Y MEDIA tarde. Creo que no he esperado una hora y media nunca y no se si valió la pena. Bueno si, valió la pena. Porque siempre hace ilusión ver a los actores que admiras o que simplemente te gustan.

img_0992

Al final empezaron a repartir invitaciones gratis para ver la película y me tocó una. Pues nada, pa’ dentro. Ahí me iba  a quedar yo… sin ver la peli.

Me gustó la película. Es la típica comedia que te apetece ver una sábado por la tarde que no tienes nada que hacer. Zac encarna a un padre de familia vuelto a sus 17 años  donde tendrá que intentar volver a ganarse el cariño de su familia, pero las cosas se complican: su hijo es víctima del bulling, su hija sale con el macarra del colegio y su mujer quiere el divorcio.  Zac demostró que, a pesar de su reiterativo formato de bailarín y actor de instituto sabe actuar de verdad. Me sorprendió, sinceramente. Así que sólo espero que le den más oportunidades como esta para que pueda demostrar que sabe hacer más cosas que ser un ídolo juvenil.

7 Novias para 7 Hermanos

No, que yo sepa los 7 enanitos no se han casado..aún. Aunque claro, siempre me ha parecido raro siete hombres viviendo juntos tanto tiempo sin conocer mujer. Yo en eso no me meto.

Yo me refiero a uno de mis musicales favoritos. Así que hoy os recomiendo una gran película para esos días que no sabéis que ver en la tele.

El ciclo de la vida…es una mierda

A parte de ser una canción del rey león es algo que está en el mundo desde que todo empezó. Todo lo que nos rodea está constituído por un ciclo vital. En ocasiones esto es bueno, pero por lo general es una mierda. Nos dejan personas, seres queridos y amigos, que son personas y seres muy queridos.

Al final Abogado (mi hámster) descansa en paz. Fue un mes muy duro para él. Luchó contra el cáncer como un campeón y al final tuvo su recompensa. En parte me alegro porque ya no sufre y seguro que estará por algún lado corriendo como un loco, escarbando, comiendo pipas…en fin, lo que solía hacer en vida. Pero la vida sigue y los que nos quedamos somos los que sufrimos, que eso nunca se dice pero está ahí.

Ahora tengo un nuevo amiguito. Hay un chico nuevo en la oficina, se llama Bertito y es divina… bueno divino, es que si no no rimaba. Y me ha dicho que le hiciera una entrada para presentarlo. Si, es que hablo con los animales, pero últimamente ya estoy mejor. Pues aquí os presento a Bertito:

copia-de-img_09381

Comuniones (Micromoñólogo 2)

escanear00022

El sábado pasado asistí a la comunión de mi prima y ya no recordaba lo que era la comunión, hacía tanto tiempo que no veía una…De hecho a la última que asistí fue a … la mía, y porque no me quedaba más remedio.

Abril y Mayo, meses de comuniones. ¡Qué bonitas son las comuniones! Los dos años de catequesis… las confesiones…la celebración… A ver vamos por partes como diría “Jack El Destripador” y analicemos esto:

¿Cate… qué? ¿Catequesis? Ah sí, eso de pasarse dos años yendo una hora o dos por las tardes a una iglesia para aprender cosas de Jesús. Pero ¿eso no se da en el cole? Para eso existe la asignatura de religión ¿no? Además tiene nombre de enfermedad. Tu vas por estas fechas a buscar a un amigo para ir a jugar y siempre que preguntas te contestan con la misma frase; parece que la tengan automatizada: “Tiene Catequesis” -?Está enfermo? No , eso de Jesús.

El tema de las confesiones ya es más complejo. ¿De qué te puedes confesar con 8 o 9 años? A no ser que seas el hijo secreto de Bin Laden, la niña del exorcista, Jason o Jimenez Losantoso… Yo cuando llegó ese momento le dije al cura que había tenido pensamientos impuros…siempre había oído que eso era algo malo como mínimo.

Y ya lo mejor es el momento de la celebración. Nunca te visten como quieres, siempre parece que el monigote de la tarta seas tú mismo. Para empezar te ponen un traje que odias durante el resto de tu vida. Luego te hacen el mejor peinado que creen que va a mejorar la fealdad de tu rostro, pero si eres fea, eres fea no le des más vueltas. Después llegas a la iglesia y ¿qué te espera? Cientos de miles de familiares que ni te acordabas que existían y todos ellos con la misma frase: “¡Cuánto tiempo! ¡Cómo has crecido! ¡Qué guapa, delgada y alta!” Que me dan ganas de decir: “Señora se lo agradezco pero vaya al oculista, que le será más efectivo que venir a la iglesia a rezar. Y vaya a confesarse que no es bueno decir mentiras”.

Después te llenan de regalos que no te hacen ni pizca de ilusión, porque… a ver una cosa. Familiares de niños que tengan prevista una comunión, todo lo referente a bisutería, cuando tienes 8 o 9 años… a ver como lo digo…¡No hace ni pizca de ilusíon! Y encima tienes que poner una cara de felicidad cuando ves esas cadenas y anillos que sólo le quedarían bien al negro del equipo A.

Una vez dentro ya crees que ha pasado lo peor, pero no. Dentro te tienes que tragar el sermón de un sacerdorte que te hace preguntas como si fueras retrasado mental. Yo, cuando el cura preguntó que si alguién tenía algo que objetar le contesté: “Si, soy pequeña pero no soy gilipollas padre”. ¡Ah no! ¿Eso es en las bodas no? Bueno da igual, la idea ha quedado clara. Continuamos. Preguntas, y después viene el gran momento de la comunión en el que te dan una cosa redonda que se queda pegado por todos los lados,  que te dicen que es el cuerpo de cristo. Yo no se que parte será pero cada vez que la chupas se pone más dura y que encima no puedes ni tragar. Que tú te das la vuelta y ves a la iglesia entera moviendo la boca como si fueran a vomitar.

Pero lo mejor de todo es el momento posterior: el banquete de celebración. Después de terminar hasta las narices de fotos en la iglesia te viene un fotógrafo nuevo que te empieza a hacer fotos disparando a tal velocidad que parece que esté en un duelo de pistolas del antiguo oeste. A eso súmale la cantidad de comida que se sirve en este tipo de ceremonias. Sólo he visto comer así a un tipo de personas: los condenados a muerte. ¿Indirecta? ¿Premonición?

En fin, que a pesar de todo te lo pasas bien. Al menos yo en la mía si, ¿sabéis por qué? Porque probé con el vestido el único regalo que más o menos hace ilusión a esa edad: unos patines. Así que os podéis imaginar como acabó el vestido.

Auto-regalos

Hace unos días investigando por internet descubrí una página para hacer tus propias camisetas. Pones las fotos o el dibujo que quieras, donde quieras y en el material que te de la gana y en poco tiempo te la tienen lista. No sólo camisetas, también gorras, sudaderas,  ropa interior… de todo vamos.

Volví de Barna y me encuentro con mi auto-regalo. ¿No han quedo mal no? A mí me gustan. ¡Vivan las promociones!

img_0915

Os dejo aquí el link de la página por si queréis echarle un vistazo: http://www.shirtcity.com/

Operación depresión leve

O vuelta de vacaciones cortas, ambas cosas significan lo mismo. Ahora, que ya me vale a mí también que tengo unos huev… Ahora ya sólo queda el último esfuerzo, el empujón final. Dos meses y el feto ya verá la luz y podrá descansar hasta septiembre otra vez.

¿Qué que tal por Barcelona? Es vedad, que no os he dicho nada. También es que preguntáis unas cosas…Pues fenomenalmente bien, como siempre. La única pega es que el tiempo no ha acompañado mucho, pero tampoco me puedo quejar.  Hasta el viernes pasado no venían mis titos y ya se les echaba de menos pero la sister y yo nos sabemos divertir igual y vaya que si lo hicimos. ¡Vaya dos!

Por fin pude aprovechar y hacer un poco de turisteo por la ciudad condal. ¡Pero qué preciosidad de ciudad, per l’amor de Deu! El Parc Güell, El Port, El Maremágnum, La plaza de Colón… Me dejé el camp Nou, pero así tengo una excusa para volver (aunque no me hace falta excusa, siempre nos quedará Buenafuente).

copia-de-img_0888

¿¿Buenafuente?? ¿He dicho yo eso? Que cosas eh…Pues si, el lunes volví al programa, ¡11 veces van ya! Todavía me acuerdo de la primera vez…¡qué placer! ¡¡¡De ir al programa mal pensados!!!

Cuando llegue hice lo que más me gusta, estar en plató tomando el sol sintiendo la brisa de ese entrañable polígono industrial, se le coge tanto cariño… Se escuchaba una moto de fondo, pero a saber quien era. Pues si, era Berto, esos focos son inconfundible, al igual que el casco y la moto. Pitó y el tiempo se paró. Por fin después de tanto tiempo volvía a ver a Berto. ¡Ya había ganas! Estuvimos hablando un buen rato de varias cosas y parecía que el tiempo corría despacio, hasta que llegó la hora de entrar a plató. Parecía que al tiempo le habían puesto un petardo en el culo, porque no me dio ni tiempo a reaccionar cuando ya me veía otra vez en la moto de Berto esperándole  que saliera. En fin…lo bueno pasa rápido. Está claro que yo allí soy la felicidad personificada, porque no me entero de nada. Eso no se si es bueno o es malo…supongo que muy malo no debe ser.  Lo que sí sé es que Berto cada vez es más cercano, buena persona…no sé ya ni que decir de él. Gracias por todo Bertito, eres un sol de niño.

copia-de-img_0887

¿¿Qué tal las vacaciones vuestras?? ¿¿Bien??