Petado por bariaciones

IMGP4694

Digo… cerrado por vacaciones.

Me voy unos días a la playita people, así que hay que ir cerrando la casa y dejándolo todo ordenadito. Claro que ordenar algo que está dentro de un ordenador resulta un poco paradójico, y si lo hago podría repercutir en el continuo espacio-tiempo. Así que nada.

Nos vemos en Septiembre (aunque no descarto algún post esporádico). Happy Holiday, Bones Vacançes, en español: pasarlo de puta madre, lo que os quede.

LLuvia veraniega

No me gusta la lluvia. Me resulta triste, me transporta a un mundo oscuro, melancónito en el que no apetece hacer nada, sólo tumbarse en el sofá y ver una película… Pues tampoco está mal el plan.

De todas formas sólo hay un momento al año en que me gusta ver llover: El verano. Estas tormentas enormes que se dan en verano… Me encantaría salir a la calle con un paragüas y ponerme a bailar. Me hace sentir… that i’m….

¡Saltar!

Las situaciones absurdas existen por algo. El proceso es muy sencillo: para crear una situación absurda necesitamos al menos dos amigos y un cierto toque de humor y vaguería. Después te pones en un castillo infantil de estos que hay en los parque para que jueguen los niños y te sientas en el puente impidiendo que tu amigo pueda pasar. De esta manera si quiere cruzarlo solo puede saltarte por encima.

Cuando salta al otro extremo mientras tu estás en el opuesto hace efecto catapulta y te pega una señora ostia. Hasta aquí el briconsejo de hoy amigos.