Relato 8 (2ª Parte)

Pero aún le quedaba una ligera duda. La verdad es que no era una chica muy segura de sí misma. Siempre andaba con una preocupación y un miedo interior: perder o estropear la relación que tuviera con la gente que quería de verdad.

A la salida esperó como siempre a que su caballero saliera. Pero al acercarse a él y saludarle dándole dos besos en la mejilla, un hombre reconoció a la muchacha del escenario, la dio dos besos y la abrazó efusivamente, mientras la mujer que estaba a su lado sonreía. El hombre efusivo y alegre dijo: “¡Hombre! La chica del grial”. A ella le había caído bien ese hombre tan simpático, a lo que contestó: “Si, la pesada del grial. Un día me vetarán la entrada por pesada”. Pero su elegante caballero, el jóven madrileño, contestó riendo: “No mujer, no. Para nada”.

Esas palabras eran las que ella necesitaba oír de su boca. Por fin podía respirar tranquila y despejar su mente de malos pensamientos, que por otro lado no tenían nigún argumento de base, no estaban corroborados por ningún acontecimiento demostrable que diera pie a que ella pudiera pensar eso.

Ya alegre, feliz, continuó conversando con el jóven madrileño. Estuvieron bromeando con sketches de una serie en la que el jóven actuaba, hablando de sus proyectos…Ella no dejaba de mirarle. Su mirada la cautivaba, sus ojos la fascinaban (era imposible no quedarse mirando esos ojos azules). Pero seguían hablando y ella no paraba de “alabar” al muchacho, a él y a su trabajo. Hasta que la señora del matrimonio que estaba con ellos no tuvo por menos que sonreír y dirigirse hacía la muchacha comentándole que ella era la madre del jóven madrileño. ¡Había estado con los padres de su admirado caballero!

El estupor y la impresión quedaron reflejados en su rostro. Si lo hubiera sabido…aunque la verdad es que después ella se puso en el lugar de los padres y pensó que sería un orgullo que una persona ajena a su hijo viniera y reconociera su trabajos de esa forma.

Tras ese momento en el que el tiempo se detuvo por un momento, continuó la conversación y ella se sentía feliz e ilusionada de haber podido conocer a aquel matrimonio que tan bien la trató. “La verdad es que son muy simpáticos y agradables”-pensó ella.

Pero llegó la hora de la despedida y su caballero se volvería a ir, pero no sin antes decirse que se volverían a ver muy pronto, seguramente ella sentada en una butaca anonadada viendo a su admirado jóven.

Anuncios

Relato 8 (1ª Parte)

Cada día que pasaba ella se ponía más nerviosa. Había podido disfrutar de su compañía aunque fuera por un rato considerable. ¿Era verdad lo que había o lo que le había parecido escuchar? ¿Había quedado pendiente ir a tomar algocon él? ¿Esas fueron las palabras que salieron de la boca del madrileño y de ella? Todavía no se lo podía creer.

Ella era una chica que cogía cariño a la gente con mucha facilidad y no quería que las amistades que había hecho se pudieran romper por una tontería. Así que empezó a pensar y debido a ello empezó a preocuparse. Lo mismo había molestado a aquel jóven. Lo mismo estaba siendo muy pesada. Lo mismo esa conversación no había sido sincera. Un sin fin de pensamientos negativos le vinieron a la cabeza. Tenía miedo, aunque muchas ganas, de volver a verle. Pero no sabía si le iba a molestar.

Por fin llegó el gran día y ella estaba emocionada, ilusionada, aterrada también por lo que pudiera pasar. Pero segura de sí misma y gracias a los consejos de una buena amiga, quien le había dicho que fuera positiva, que nada malo iba a pasar, llegó a casa, se vistió con algunas de sus mejores galas, se maquilló y partió hacia donde actuaba el jóven madrileño.

Ella sabía que en cuanto viera su cara se arreglaría todo. Así que nada más acercarse al escenario le miró y su galante caballero sonrió al verla y la guiño un ojo. Se acercó a las escaleras y la tendió la mano para ayudarla a subir.  Ya en lo alto, ella se le quedó mirando con ojos esperanzados. A lo mejor todo había sido una paranoia suya, fruto del miedo que sentía por si la relación con él se estropeaba, o a lo mejor no. Pero cuando él la rodeo con su fuerte brazo y la cogió por la cintura ella sintió como todo lo negativo que había pensado se desvanecía como un mensaje escrito a la orilla del mar arrastrado por una ola.

Ella no tuvo por menos que cogerle a él también por la cintura y los dos entonaron la cación que a ella tanta  ilusión le hacía y tantas ganas tenía de oír. Esa escena se quedaría en sus retinas para siempre: ambos cogidos por la cintura, cantando y mirando hacia el oscuro horizonte con miradas esperanzadoras.

Pisar las Tablas

Ayer volví al Teatro Lope de Vega por sexta vez. Eso de que fuera la sexta me daba buen rollo. Había algo que me decía “hoy va a ser una gran noche”. Y efectivamente así fue.

Pisé un escenario de verdad por primera vez (el colegio no cuenta). Y es una gran sensación. Una sensación increíble. Sentir el suelo del escenario, mirar al horizonte y comprobar de verdad que con los focos no ves apenas al público. Y lo mejor de todo, estar arropada por esos pedazo de actores del musical Spamalot. Poder interactuar con ellos, seguirles el juego, que muchas veces es gracioso y el público lo pasa mejor. Fue increíble. Volvería a repetir cada noche. Os dejo aquí la foto que nos hicimos en el escenario:

(De izquierda a derecha son: Toni Viñals, Fernando Gil, Ignasi Vidal (arriba y abajo repectivamente), una servidora, Jordi Bosch, Victor Ullate y Rubén Yuste).

Gracias a todos amigos!!!!

News al Minute 2

“Personajes de la calle” es un proyecto que surge en los camerinos del Teatre Victoria de Barcelona cuando Edu Soto y Fernando Gil estaban representando “Spamalot”. Y por segunda vez (que yo sepa) se representa en Madrid este próximo 30 de Noviembre en el Teatreo Haagen Dasz.

Así que ya sabéis, no os perdáis a este duo cómico. El show promete.

¡Felicidades Alberto!

La entrada de hoy se tiene que hacer sí o sí. Porque hoy es el cumple de una de las mejores personas que existe y que tengo el placer y el honor de conocer: mi queridísimo Berto Romero.

Parece que fue ayer cuando le conocí y ya han pasado 3 años (dos desde que le conozco en persona). Y cada vez que le veo me vuelvo con un bonito recuerdo. Y cada vez se van acumulando más y más. Son tantos los detalles que quedan guardados en el corazón que no tengo por menos agradecérselo como siempre y desearle que pase un gran día. Que disfrute mucho con los suyos y que no curre mucho, al menos hoy. Berto es de estas personas que quieres si o si. La verdad es que se hace querer. Se merece y le deseo todo lo mejor.

Así que amigo-compañero de la nave de la risa…muchas felicidades y que cumplas muchos más!!! Y que lo podamos seguir viendo.

Un beso muy grande!

News al minute 1

Hoy he tirado la casa por la ventana y me he comprado una botella de cava para inaugurar, como se merece, una nueva sección en mi blog. Se llamará news al minute (en castellano “ni más ni menos”) y en ella podremos informarnos de la actualidad vallejística, es decir, de la actualidad de mis hobbys (Buenafuente, Spamalot, Teatro, música, cine, etc)

Y así queda inaugurada esta nueva sección: con dos noticias que a los seguidores del humorista catalán  van a agradar bastante.

La primera, es que Andreu Buenafuente presentará ya definitivamente la gala de los Goya 2010 elpróximo 14 de Febrero. Tras el polémico y divertido misterio que creó Alex de la Iglesia, actual presidente de la Academia del cine, en torno a quién sería el presentador de la gala, hoy se ha desvelado en Madrid el misterio. Aquí os dejo el video donde se anuncia:

Y la segunda es que este año volveremos a ver las campanadas en la Sexta. Sí amigos. Berto Romero y Ana Morgade presentarán las campanadas de este año en nuestra cadena ecológica, la cadena verde, La Sexta.

Sin-título-1

Y hasta aquí las noticias de hoy. Buenas tardes.

¿Necesitamos gafas?

Hoy he recibido la siguiente foto por correo. Obsérvala un rato:

image001

¿Ya lo tienes? Vale.

¿A que has visto el culo de la tía? Si es así…necesitas gafas. Pero tranqui. A todos nos ha pasado.

El culo de la chica no es ni más ni menos, ni más ni menos (como diría la rumbita) que el hombro de la fotógrafa.

(Gracias Ariana por la aportación)