Relato 14

Pasaban los días muy lentamente. Ella sentía una contrariedad dentro de su interior. Tenía ganas de verle, pero sabía que si le volvía a ver significaba que cada vez serían menos los días para que él desapareciera de su vida. Pero eso nunca sería así…

Llegó el viernes y ella estaba emocionada, apenas con apetito de las ganas que tenía de ver a su caballero. “Cuando se quiere tanto a una persona lo único que quieres es estar con ella las 24 horas del día” -pensaba. Hablar con él, reír con él, abrazarle era lo único que tenía ganas de hacer la chica. Siempre se había portado bien con ella y en su interior sabía que era un buen hombre, de los que ya no quedan. Mentira, si quedaban. Un joven de Barcelona  a quien su caballero le recordaba mucho. Tenían personalidades muy parejas: ambos simpáticos, cariñosos, cercanos, encantadores…

Ese viernes era especial. No sabía por qué pero le daba esa sensación. Cuando entró en el teatro, se sentó en un sitio distinto, con mayor perspectiva del escenario. Pensaba con tristeza que su caballero desde ahí no la vería. Siempre la llenaba de emoción el comprobar como, cada vez que tenía un momento, su caballero la miraba mientras actuaba.

De repente salió su caballero de la torre izquierda del escenario y le pareció que le sonreía. Pero no podía ser. Los focos, la distancia…era imposible que la hubiera visto.

En el segundo acto decidió ponerse más cerca. Bajó a la platea y se colocó en la primera fila en la parte donde su caballero pasaba el 90 % del tiempo. Eso la hacía sentir más cerca de él.

Una vez abajo y cerca del escenario, su caballero la miraba, reía, la guiñaba un ojo…Gestos que ella agradeció. Sabía que ella últimamente venía sólo para verle a él y eso le llenaba de orgullo, de cariño y de gratitud.

Al terminar la función, y como siempre, salieron a saludar todos los actores. Su caballero que justo estaba delante de ella hizo un barrido con la mirada en señal de agradecimiento al público y después centró su mirada en la chica. Ambos se miraban con sonrisas dibujadas en sus caras. La ilusión también estaba presente en sendos gestos. Ella le guiñaba un ojo y a continuación pudo leer en sus labios las palabras ” gracias, guapa”.

A la salida hacía un frío invernal, pero ella no pensaba en eso. Sólo estaba deseando ver a su caballero, poder abrazarle y estar con él. Pasaron unos minutos y su caballero salió por la puerta. La imagen que ella veía era la de un conquistador cuando vuelve acasa y el pueblo lo aclama y le lanza vítores en señal de alegría y victoria. Ella le veía como un rey.

De repente la chica palideció al escuchar las palabras de su joven caballero: “Hola guapa, ya te he visto que estabas allí arriba en el primer acto” -dijo él. ¿La había visto arriba? Era imposible. Pero ¿cómo?. Los focos, la distancia…y él la había visto. No podia ser más encantador. Esa frase se la quedaría grabada a fuego para siempre.

Hablaron de cuando se volverían a ver, de la gratitud que sentían ambos, del cariño que se tenían, de dónde podría volver a verle cuando terminara en Madrid…ella se sentía flotar cada vez más alto.

Cuando se despidieron se abrazaron fuertemente, él la sonrió y ella le lanzó un beso. Pero ella seguía triste y él se percató de ello. La preguntó qué le pasaba y le dijo que no quería perderle como amigo y él le respondió lo siguiente: “Eso nunca va a pasar. Sabes donde localizarme y si me escribes yo te voy a contestar”. A ella se le saltaron las lágrimas y no tuvo por menos que abrazarle mientras él sonreía. La vida no podía ser más maravillosa para la chica.

8 Respuestas a “Relato 14

  1. Todo lo bueno, si se tiene la iniciativa, te ocurre. Y como le ha pasado a la chica del relato, las cosas buenas pasan si eres una buena persona.
    Nada más que añadir ^^
    Gracias por habernos dedicado el relato. De veras, que con mucho gusto estoy aquí, para lo bueno y lo malo😉
    Petuneets!

  2. que bonito relato yani…. cada relato va siendo mucho mas intenso eh… que intensidad debe estar viviendo la chica… y como debe de estar valorando todo… porque entre una cosa y otras pufffff!!! no todo el mundo tiene un caballero asi de majo!!!

    en fin… que ya sabes donde estoy y para lo q necesites

    besitus uapi

    • Ya lo sé guapas!!! Sois lo mejor😉
      La verdad es que si, no todos los días se puede conocer a un caballero tan cariñoso, buena persona,cercano, amable, buen profesional, … y guapo (por qué no decirlo Carmen jeje).
      Creo que la chica del relato sólo ha visto otro así en su vida…😛

  3. Hola Yanira, me alegra saber que estás bien y que sigues escribiendo cosas lindísimas. Respecto a la chica del relato, creo que está llamando amistad a lo que siente, cuando debería llamarlo AMOR, con letras mayúsculas. Se la ve muy enamorada, y me alegro mucho por ella. Ojalá le vayan las cosas muy bien y consiga hacer realidad todos sus sueños.

    Un beso enorme Yanira!

    • Hombreee guapa, cuánto tiempo!! Es amor lo que siente, está claro. Pero como todo es un amor imposible, por eso se conforma con la amistad de su caballero. Un beso guapa y gracias por pasarte😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s