¡Repetimos!

IMG_3744

¿Os acordáis del verano pasado? Con todo este frío y estas lluvias no hay quien recuerde el verano… Pero yo si me acuerdo. Fue un verano muuuy largo y muuuy aburrido salvo por una fecha: el 18 de Julio. Por esas fechas el año pasado hubo un concierto en Barcelona en el CaixaFórum llamado “El Musical Participativo” en el que gente que tuviera cierta formación musical y vocal podía participar.

Y la buen noticias es…¡que este año se vuelve a hacer! Vuelve a estar abierto el plazo de inscripción para todas aquellas personas que quieran participar. A mi la verdad es que me encantaría, pero una vez más vivir en Madrid no ayuda y tener la recta final del curso ya mismo tampoco, así que me conformaré con volver a verlo desde las butacas.

Y diréis: pero, ¿vas a volver a verlo? ¡Hombre! La duda ofende. Con lo bien que me lo pasé…Además, ¡cómo voy a faltar si vuelve a estar Toni Viñals al frente…! Si, amigos, Toni y Mone vuelven a ser los cantantes solistas en la edición de este año.

Así que ya sabéis, si os lo perdisteis el año pasado tenéis una nueva oportunidad los días 3 y 10 de Julio (a las 20h y 22h ambos días).

Pero de momento (que aun falta mucho para el verano) os recuerdo que Dei Furbi está en la Seca Espai Brossa (Barcelona) con su espectáculo “La Flauta Mágica”, que acaban de estrenar el pasado jueves y seguro que les va de maravilla. Otro espectáculo que no os podéis perder con: Toni Viñals, Robert González, Joana Estebanell, Anna Herebia, Marc Pujol y Marc Vilavella.

Y morirme contigo si te matas…

528317_4439222694855_1473350942_n

Hay muchos tipos de declaraciones de amor. Pero pocas cantadas y tan bonitas como la canción “Contigo” de Joaquín Sabina.

Llevaba mucho tiempo queriendo hacer un pequeño homenaje a este musical. Primero porque ha sido otro de los grandes musicales que nunca olvidaré, segundo por toda la gente que he conocido y tercero, porque cada función de este musical ha sido inolvidable y ha dejado un recuerdo. En verano ya tuve la oportunidad de hacer del personaje de Samuel (el fantasma que ejerce de maestro de ceremonias), pero por una lesión de rodilla al final me quedé con las ganas. Así que me quedé con la espinita clavada.

Por otro lado estaba Edu, gran compañero y amigo, que terminó el verano pasado sus estudios de teatro musical. Me sorprendió bastante verle en el escenario actuando y bailando. Es de esas personas con las que te apetece trabajar, hacer algo encima del escenario. Así que qué mejor ocasión para matar dos pájaros de un tiro que el V Café Teatro de Scaena.

La verdad es que no se puede describir con palabras la sensación que fue recrear esa escena con ese compañero en el escenario. Se juntó de todo: nervios, ilusión, emoción y también mucha responsabilidad y presión por las personas a quienes estábamos homenajeando. En mi caso hacer un papel que ya habían hecho Guadalupe Lancho o Silvia Álvarez me suponía una gran responsabilidad. Pero así quedó la cosa:

La escena, todo hay que decirlo, no quedó todo lo bien que me hubiera gustado. Hubo varios fallos por mi parte. Si, ya lo sé, diréis: qué perfeccionista eres, Yanira. Pero cuando tienes una obra tan a fuego y tienes en cuenta a las personas que han actuado en ella siempre te gusta que quede en buen lugar. Aunque de todo se aprende y luego pensándolo te das cuenta de que el teatro es en directo y que si se comete algún error hay que saber solucionarlo en el acto. Esa es una de las cosas con las que me quedo tanto del casting como de la actuación: fallos que hubo técnicos y artísticos que se supieron resolver sin que el público se diera cuenta. ¡Otra gran experiencia encima del escenario! Muchas gracias a Scaena por la oportunidad.

Y, como no, gracias a las personas que me ayudaron a poder quitarme esa espinita y a las que vinieron a verme. ¡Muchas gracias Edu, Bego, Natalia y Rosa!