Salpicando humor

521700_10152754003275601_454780898_n

Ayer pude asistir al reestreno de la segunda temporada de “Evil Dead”, un musical que se estreno a finales de octubre del año pasado en los cines Kinépolis de Madrid y que pude ver en uno de sus pases gráficos.
La obra es una adaptación teatral basada en la trilogía de  Sam Reimi, “Posesión Infernal”, películas de culto de los años ochenta. Y en cuanto al argumento del musical es el siguiente: Cinco estudiantes universitarios van a pasar el fin de semana en una cabaña abandonada en el bosque. Una vez instalados, y cuando se encuentran cenando, la trampilla que da acceso al sótano se abre de golpe. Extrañados, deciden bajar a investigar y encuentran un magnetófono, un extraño cuchillo ritual y un libro antiquísimo, el Necronomicón, “El Libro de los Muertos” y sin ser conscientes despiertan a los demonios que habitan en los bosques cercanos. Sucesivamente todos los jóvenes son poseídos por demonios menos uno, Ash, quien tiene que enfrentarse al mal y luchar por su vida.

Un musical divertidísimo lleno de humor absurdo y salpicado de…sangre. Porque este musical cuenta con una zona concreta llamada Splatter Zone (las 3 primeras filas) en la que te salpican con sangre. Salpicar es un modo suave de decir que acabas calado hasta las cejas. Pero tranquilos que a quien no le guste salir pringado hay zonas seguras, ni se os ocurra poneros en las primeras filas. ¡Avisados estáis! Aunque yo os recomiendo la experiencia, total…a la lavadora y punto.

Pero claro, ¿por qué Yanira recomienda este musical? Pues porque, aparte de estar muy bien para pasar un buen rato, actúan en él Ruben Yuste (Spamalot, Forever Young) y dos compañeras mías de Scaena: Carolina Morán y Teresa Abarca.  Dos compañeras de las que me siento muy orgullosa porque es un orgullo verlas encima de un escenario y haciendo un gran trabajo cantando, bailando e interpretando. ¡Enhorabuena chicas! Y también, cómo no, dar la enhorabuena a mi Rubinchi que ha cogido el relevo del personaje protagonista tras la partida de David Ordinas y Pablo Puyol por un proyecto que están llevando a cabo: Venidos a menos

Así que ya sabéis, si queréis pasar un buen rato y queréis volver a casa llenos de sangre pasaros por el Teatro Nuevo Alcalá que tenéis una cita con los demonios de Cándar.

P.D: Y no quiero terminar esta entrada sin agradecer a Tere sus invitaciones para ir a ver el musical. ¡Gracias guapísima!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s