One Good Year

Eso necesito yo, un buen año, porque anda que lo hemos empezado bien: lesionada de la rodilla, chupando banquillo, sin poder hacer mis números en el café teatro…y echando de menos a gente (sobre todo a na persona en concreto). Pero al menos mis amigos sí que están teniendo un buen año y eso hace que el resto de cosas no importen tanto, simplemente hay que aprender a tomarlas como lo que son: descansos para aprender y reflexionar.

Pero vamos con las buenas noticias, que de las malas siempre hay y esto no se cuenta todos los días:

CapturaPrimero Esteban Oliver, de quien ya os he hablado anteriormente (si, joe, el que hacía de Zazú en el Rey León…), se nos fue por fin a Broadway. ¡Ah! ¿Qué no os había dicho nada? Pues sí, un día fueron al Lope de Vega a hablar con él y decirle: “oye que nos encanta tu Zazú y te queremos en la compañía de Broadway”. Lo típico, vaya. Así que el pasado 6 de Marzo Esteban Realizó su última función en Madrid, hizo la maleta y se fue a la Gran Manzana, a la cuna del Teatro Musical: Nueva York. Y el próximo 1 de Abril estrenará su Zazú. Si queréis saber qué tal le va por allí podéis seguirle en Twitter o en Facebook, pero también le podéis leer en su recién estrenado blog, el cual ya cuenta con su respectivo enlace en el mío. ¡Así que nada, sólo queda desearle mucha suerte y que el señor pico-plátano tenga un feliz vuelo!

(¡Dios! Es que para la siguiente noticia necesito contar otra cosa…en serio, ¿cuánto tiempo llevo sin actualizar información? En fin…¡sigamos!)

Lo segundo es que mis Furbis (y no estoy hablando de los muñecos, si no de la compañía Dei Furbi) han sido nominados al mejor espectáculo de teatro musical para los premios Max, nada menos, por “La Flauta Mágica”.792272_10151460587433377_698154628_o (2)

Yo creo que esta vez sí que se llevarán el premio, desde luego a mí me haría mucha ilusión y no se merece menos. Toda la obra de Mozart cantada a capella por estos seis cracks se merece un premio y MAX.

PremisButaca13-300Y he dicho “esta vez” porque ya estuvieron nominados a los “Premis Butaca” de Catalunya, pero no pudo ser. Aunque (he aquí otra gran noticia que no sé porque coñ…leches no he puesto) si que se lo llevó mi Viñalis amado. ¡¡Premio Butaca al mejor actor de teatro musical para mi Toni Viñals!! Os imagináis cómo estuve esa noche, ¿no? Que un poco más y me mato con el coche siguiendo la gala por Twitter. Pero aun me dura la alegría. Desde luego espero que sea el primero de muchos.

Así que ahora a esperar a la gala a ver si hay suerte y la compañía entera también es premiada. Que no hay nada que me haga más ilusión que se premie el esfuerzo, la profesionalidad y el trabajo duro, y más si es a los amigos. Porque de divos, injusticias y enchufismos vamos bien servidos en esta profesión…

 

Y creo que más o menos eso es todo. Así que lo dicho: ¡Mucha mierda Esteban y mucha suerte a Dei Furbi con el premio Max!

 

Anuncios

¡Yanivisióóóón! (Parte 3)

Hoy venidos con una entrada digna de Berto Romero. Una de esas cosas que todo el mundo ve, pero que nadie es consciente hasta que te lo dicen.

El caso es que el pasado día 28 de febrero, para celebrar el fin de mes me lesioné la rodilla. Tranquilos, estoy bien, una luxación de rodilla más para la lista de lesiones. Pero teniendo que reposar pues no hay mucho más que hacer, o te pones a leer o te poner a ver pelis. Mi segunda opción ha predominado claramente (aunque también haya leído eh). Y al principio no sabes qué ver, todo te aburre. Y pasas a la opción B: hacerte ciclos de cine. En mi caso suele ser ciclos por actores, porque en teatro y en cine tengo la manía (o no) de ver obras o películas dependiendo de los actores que salgan en ellas.

El caso (que me enrollo mucho) es que estos días ha tocado ciclo de Russell Crowe. Si ese que hacía de Gladiador y con el que todas (y digo todas) hemos babeado (y quien diga que no, miente). Pero lo que tienen los buenos actores es que no paran de hacer cosas y en este caso un gran número de personajes bastante dispares y muy bien construidos y llevados a la pantalla.

Pero después de ver algunas películas suyas yo me pregunto una cosa: ¿Le tienen manía los directores? No ha habido una película en la que no le haya visto sangrar por la cara y a las pruebas me remito:

images     vlcsnap-2014-03-11-19h02m47s121

Rápida y mortal   (1995)                   Una mente Maravillosa (2001)

 

vlcsnap-2014-03-11-19h16m00s124   vlcsnap-2014-03-11-19h09m58s85

Gladiator (2000)                                        Robin Hood (2010)

vlcsnap-2014-03-11-19h01m41s188

El hombre de los puños de hierro (2012)

vlcsnap-2014-03-11-19h23m59s47

Los Miserables (2012)

Desde aquí quiero hacer un llamamiento a todos los directores pasados y futuros que trabajen con este hombre.  Amo a ver cómo os explico esto… este hombre ya es lo suficientemente gran actor y lo suficientemente atractivo como para tenerlo siempre manchado de sangre. Y en el caso de que no haya más remedio…hay más zonas por donde se puede sangrar, no sólo la cabeza.

Hasta aquí la entrada de hoy. Cómo habréis podido observar mi aburrimiento ya llega hasta límites insospechado, si no no me habría fijado en estas cosas.