¡Yanivisióóóón! (Parte 3)

Hoy venidos con una entrada digna de Berto Romero. Una de esas cosas que todo el mundo ve, pero que nadie es consciente hasta que te lo dicen.

El caso es que el pasado día 28 de febrero, para celebrar el fin de mes me lesioné la rodilla. Tranquilos, estoy bien, una luxación de rodilla más para la lista de lesiones. Pero teniendo que reposar pues no hay mucho más que hacer, o te pones a leer o te poner a ver pelis. Mi segunda opción ha predominado claramente (aunque también haya leído eh). Y al principio no sabes qué ver, todo te aburre. Y pasas a la opción B: hacerte ciclos de cine. En mi caso suele ser ciclos por actores, porque en teatro y en cine tengo la manía (o no) de ver obras o películas dependiendo de los actores que salgan en ellas.

El caso (que me enrollo mucho) es que estos días ha tocado ciclo de Russell Crowe. Si ese que hacía de Gladiador y con el que todas (y digo todas) hemos babeado (y quien diga que no, miente). Pero lo que tienen los buenos actores es que no paran de hacer cosas y en este caso un gran número de personajes bastante dispares y muy bien construidos y llevados a la pantalla.

Pero después de ver algunas películas suyas yo me pregunto una cosa: ¿Le tienen manía los directores? No ha habido una película en la que no le haya visto sangrar por la cara y a las pruebas me remito:

images     vlcsnap-2014-03-11-19h02m47s121

Rápida y mortal   (1995)                   Una mente Maravillosa (2001)

 

vlcsnap-2014-03-11-19h16m00s124   vlcsnap-2014-03-11-19h09m58s85

Gladiator (2000)                                        Robin Hood (2010)

vlcsnap-2014-03-11-19h01m41s188

El hombre de los puños de hierro (2012)

vlcsnap-2014-03-11-19h23m59s47

Los Miserables (2012)

Desde aquí quiero hacer un llamamiento a todos los directores pasados y futuros que trabajen con este hombre.  Amo a ver cómo os explico esto… este hombre ya es lo suficientemente gran actor y lo suficientemente atractivo como para tenerlo siempre manchado de sangre. Y en el caso de que no haya más remedio…hay más zonas por donde se puede sangrar, no sólo la cabeza.

Hasta aquí la entrada de hoy. Cómo habréis podido observar mi aburrimiento ya llega hasta límites insospechado, si no no me habría fijado en estas cosas.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s