Lo estamos perdiendo

Hay dos cosas que estamos perdiendo en la sociedad actual:

La primera son los modales y el respeto. La gente ya no educa como se educaba antes. Ahora por miedo a pegar a los niños o a tocarles (porque, al loro, te pueden denunciar por malos tratos) los padres (no todos, eh) dejan a los niños a su libre albedrío sin preocuparse si están molestando a la gente o si sus hijos son unos maleducados. Esto de que con Franco se vivía mejor…lo tomamos a broma pero al menos había un respeto y unos valores. Es broma eh, no hay que volver nunca a la época de la dictadura, pero ya entendéis a lo que me refiero. Lo digo por dos experiencias que he tenido recientemente: La primera fue en un restaurante japonés en Barcelona. Estaba comiendo tranquilamente y una familia que estaba en frente nuestra tenía a los niños chillando y corriendo en patines por el restaurante. ¡Ole tú, si señor!  Y la otra ha sido hoy mismo, cuando iba paseando con la bici para seguir fortaleciendo la rodilla y de repente recibo un balonazo de unos niños que me han hecho perder el equilibro y caerme. No sólo no han pedido disculpas sino que además se han reído de mi…Por suerte no me he hecho nada, pero me parece ya el colmo y el reflejo de cómo está la sociedad hoy en día. Ande vamos a llegar…

Y la segunda son los imanes con forma de hortaliza que poníamos en la nevera…Andandarán?

Anuncios

El futuro no lo ha visto nadie

Hoy en la piscina, mientras me ponía al día escuchando los podcast del programa de radio “Nadie Sabe Nada” que llevan Andreu Buenafuente y Berto Romero, he escuchado a unas señoras hacer el debate del día: La navidad. He tenido que parar el Ipod porque no me creía lo que estaba oyendo.

El gran debate sobre el estado de la Navidad: “Yo este año, la cena de Navidad la haré en casa de mi hija”. “Pues yo no pienso ni poner los adornos, cada año estoy más harta. “Ah, pues yo si, le da una alegría a la casa. De hecho creo que voy a ir desempolvando el belén”. ¿Estamos en serio, no? ¿Esta conversación la he escuchado yo a 28 de Agosto? Pero por Dios, si aun no ha empezado el verano como quien dice (con el tiempo que ha hecho esto es más bien una primavera subida de tono), no ha llegado el otoño Y MUCHO MENOS EL INVIERNO. ¿¿Cómo pueden estar hablando de lo que van a hacer el día de Navidad??

Estamos tan inmersos en pensar en el día de mañana que se nos olvida vivir el presente (y yo la primera, no os creáis). Siempre pensando en lo que voy a hacer mañana. ¡Ya vendrá! Pero no somos nosotros los culpables absolutos de esto. Vivimos en una sociedad (y cada vez más) en la que la velocidad, las prisas y los agobios están a la orden del día. No sabemos estar relajados tranquilamente. Eso también lo estaba observando en la piscina. No ha habido una sola persona que estuviera un rato tranquila. Tenemos la necesidad de movernos, de no pararnos nunca y esto hace tener conversaciones como esta.

Pero como dice el gran maestro, Andreu Buenafuente, “el futuro no lo ha visto nadie”. Vivamos el presente y lo que tenga que venir, ya vendrá.

Bangeran!!!

Hoy me siento un poco huérfana. Levantarse y despertarse con la noticia de que ha fallecido un icono de la infancia es un golpe bastante duro. Me siento vacía al perder un referente del humor de la noche a la mañana. Y por lo poco que he leído parece que ha sido un suicidio. Un hombre que provocaba la risa allá a donde iba. Que era capaz de hacer feliz a quienes le veían. Yo creo que el personaje de Patch Adams estaba hecho para él. Él era un poco (mucho) Patch. Pero está claro que, como a Patch, la vida de la gente que más provoca la felicidad a quienes le rodean no es tan de color de rosa. Precisamente, por lo que observo a mi alrededor, lo que más quieren la felicidad de los demás son los que más lo necesitan. Pero esto son reflexiones mías. No se si esta era la realidad de Robin Williams quien acaba de fallecer hace pocas horas.

Son muchas las lecciones que este actor nos ha dado a lo largo de su carrera y ahora mismo se me agolpan todas en la cabeza. Tanto que no se me ocurre cual destacar. La única idea que me parece correcta para no olvidar ninguna es hacer un repaso por las películas que yo he visto y que han marcado la infancia de muchos, no sólo la mía.

filosof_aparacin_filos._El_club_de_los_poetas_muertos_ EL Club de los Poetas Muertos, una gran película donde aprendí el valor de la amistad, la importancia de seguir tus propias convicciones, de perseguir tus sueños y luchar por ellos hasta el final porque todo era posible con las enseñanzas del profesor Keating.

Una gran película con uno de los mejores finales que he visto en cine. Y justo hoy ese “Oh capitán mi capitán” resuena más que nunca. Si dejaramos de ser tan esclavos de las masas y siguiéramos esta consigna, conseguiríamos muchas más cosas.

Peter Pan, ese niño que nunca quería crecer. Hasta que vimos la versión de Steven Spielberg. En “Hook, el capitán Garfio”, vimos pro primera vez un Peter Pan tohook-1991-01-gtalmente

distinto. Tanto que ya no era Peter Pan si no Peter Banning, un cabeza de familia demasiado ocupado con sus negocios como para prestar atención a sus hijos.
Hasta que vuelve a Nunca Jamás para rescatar a sus hijos, secuestrados por el terrorífico Capitán Garfio. Ahí, en esa cena imaginaria nos dimos cuenta de la importancia de no perder nunca el niño que llevamos dentro. Un concepto que, dada la profesión en la que estamos inmersos, tenemos que tener muy presente porque no hay mejor cosa que la inocencia y la ilusión infantil. Esa etapa en la que crees que todo es posible y que los sueños se hacen realidad. “¿Sabes cual fue mi pensamiento alegre? Fuiste tú…”

500px-Aladdin3192El mítico genio de Aladdín, ese personaje tan divertido con el que hemos reído, bailado, cantado incluso llorado cuando era liberado. “Genio, eres libre”, una frase muy apropiada para el día de hoy. Sin saber cual es la historia real de esta pérdida se puede decir que hoy ya eres libre de esa carga, genio.

Otro personaje mágico que cumplía deseos. Parece que era algo común en la mayoría de personajes de Robin Williams y no era de extrañar para una persona que le encantaba reír y hacer reír.

robin-williams-mrs-doubtfire“La Señora Doubtfire”, una película en la que tuvo que hacer de mujer. Y lo hizo tan bien que ni sus hijos le reconocían. Un padre divorciado, enamorado de sus hijos que se le niega el privilegio de verlos o se le limita el derecho a estar con ellos hace lo que sea por seguir viéndolos. Así se convierte en la Señora Doubtfire, un personaje entrañable que resulta ser mejor padre que el mismo Daniel Hillard, porque “si hay cariño esos lazos siempre unen y tendrás una familia en tu corazón”.

Y por último otras películas que me han hecho reír, llorar, temblar de miedo y creer que todo es posible: Jumanji, Una Jaula de Grillos, Jack, el hombre bicentenario y Patch Adams.

kdfkfdjkdfTodos personajes entrañables, con su toque de humor, con su historia interior y todos ellos con algo en común: algo por lo que luchar. Un objetivo que según me estoy dando cuenta tenían todos y cada uno de los personajes que ha interpretado este gran actor y cómico. Con todos nos hemos reído pero con todo y cada uno de ellos hemos aprendido algo: que no es imposible conseguir tus sueños, que va a costar, pero que con esfuerzo y tesón se pueden conseguir. A lo mejor ahora entiendo un poco más mi forma de pensar. ¿Inocente? Sí, pero no quiero dejar de luchar por lo que creo y por quienes quiero. No quiero olvidar quien es mi pensamiento alegre. No quiero dejar de pensar que la risa es la mejor medicina. No quiero que mi niño interior se aleje de mi. No quiero convertirme en el robot de la sociedad y dejar de lado el sentimiento y la certeza de que puedo conseguir aquello que quiero. No quiero dejar de ser quien soy por lo que diga la gente ni olvidarme que la magia existe.

Así que este es mi pequeño homenaje a un referente que me ha acompañado toda mi infancia y que me ha hecho aprender muchas cosas de la vida. Así que…Genio, eres libre. Bangeran! Adios, capitán mi capitán. Espero que hagas reir tanto ahí arriba como aquí abajo. Hasta pronto!

 

 

Nos hemos modernizado

Últimamente hay algo que me preocupa…bastante. Creo que me estoy volviendo adicta al móvil. Pero lo peor de todo es que no es un caso aislado. Todos (o al menos la mayoría) nos estamos dejando arrastrar por el poder de la tecnología. No podemos pasar un solo minuto din dejar de mirar el móvil…y no digamos ya un día entero.

Eso si, nos hemos modernizado. Los que no estáis al loro de las últimas apps para Iphone, android y demás no estáis en la onda.

Pues menudo problema. A mi me preocupa mucho más el hecho de que nos estemos volviendo seres individuales. Como si fueramos todos con una coraza o una burbuja y solo pudieramos romper esa barrera a través del móvil (y todas las redes sociales que comporta).

Creo que hay que ponerle freno a esta adicción obsesivo-compulsiva. Tenemos que liberarnos del estrés que provocan los móviles y de su excesivo poder de control sobre la gente. Se han llegado a romper parejas por un tick de whast app. ¡Por un tick de Whats app! A dónde vamos a llegar…

Yo me he propuesto empezar hoy mi rehabilitación en cuanto acabe esta entrada que OBVIAMENTE estoy escribiendo desde mi móvil. No sabía que había una aplicación de mi blog para iphone…Y… Enviar!

-Hola! Vengo a desintoxicarme. ¡Un momento! ¿Por qué se ha publicado esto? ¡Mierda! ¡¡¡Siri, deja de escribir y publicar lo que digo!!!

¿No sé hacer otra cosa?

ecm_poster_webHoy me he vuelto a ver el documental que realizó Andreu Buenafuente titulado “el culo del mundo”. Muchas veces había oído a Andreu decir la frase de “yo me dedico a esto porque no sé hacer otra cosa”, y siempre la he puesto en duda. A lo mejor yo le tengo muy idealizado pero estoy segura que sería capaz de hacer más cosas. Pero pensando en ello (es lo que tiene el verano, hay muuuuucho tiempo, quizás demasiado, para reflexionar) creo que estoy entendiendo a qué se refiere.

Desde pequeña siempre me ha gustado el teatro y la televisión. Pero como dije en la entrada anterior fue el que hoy es mi mejor amigo quien me hizo abrir los ojos y querer dedicarme profesionalmente a ello. El resto de semillas las fueron plantando Andreu Buenafuente y su equipo. Con ellos descubrí la verdadera comedia y el arte de la improvisación. Un arte al que aun tengo pavor pero que por lo experimentado con el último musical que hicimos parece que no se me da tan mal, aunque tengo que aclarar una cosa: no se me da tan mal improvisar cuando hay una estructura. A día de hoy, me plantas en un escenario a improvisar y encima comedia y seguramente entraría en un bloqueo importante.

Pero gracias a ellos también me empecé a interesar por la comedia. Si no habéis visto el documental, echadle un vistazo. Hablan mucho, sobre todo Andreu, de lo que se siente cuando te subes a un escenario o estás en un plató y consigues provocar la risa a una, 50, 200… personas. AL contrario que otros dones este no te da una sensación de poder. En mi caso es una sensación de agradecimiento impresionante. Saber que gracias a mi trabajo o lo que he hecho encima de un escenario la gente por un momento se ha sentido feliz o ha sido capaz de olvidar sus problemas…no hay palabras. Es el lujo de poder actuar.

Como decía ahora entiendo muchas de las cosas de las que siempre han hablado Andreu, Berto, Silvia…Y creo que con el personaje que interpreté para este final de curso las he sentido. Improvisación, creerme un personaje que era difícil para mi por su total oposición conmigo, causar la risa…Ha sido una sensación indescriptible y no sé si algún día podré explicar con palabras como me siento, pero si volviera a nacer elegiría el mismo camino que estoy siguiendo ahora: El teatro. Porque, como dice Buenafuente, no sé hacer otra cosa.

SuperLover – Brooklyn (Scaena 2014)

Esto si es vivir . Brooklyn (Scaena 2014)

Love Fell like rain – Brooklyn (Scaena 2014)

 

Una de Mor(isc)os y Cristianos

Hay que ver cómo es la vida. O no te da nada o te lo da todo de golpe. Bueno…sea como sea prefiero la segunda opción.

Después de mucho tiempo mordiéndome la lengua (cosas de actores, ya lo entenderéis…) por fin salió la noticia en prensa. Bueno, la noticia se venía conociendo desde hace tiempo. Hace meses que los que se dedican a esto y los que lo estudiamos sabíamos que iba a regresar un clásico de la compañía Dagoll Dagom: Mar i Cel (mar y cielo). Lo que no sabíamos era el elenco. Llamadme bruja o lo que queráis pero en cuanto salió la noticia de que Dagoll Dagom convocaba audiciones para la reposición de este musical tuve la sensación de que mi admirado Toni Viñals iba a ser elegido (sin saber si quiera si se había presentado), y como últimamente todo lo que presiento parece que se hace realidad sólo era cuestión de esperar.

Y un día sin más, de casualidad…¡Sorpresa!

capcalera-maricel-2

 

Nuevo musical, nuevo personaje, nuevos textos que aprenderme, nuevas canciones…preparada para vivir una nueva experiencia teatral y disfrutar con el talento del mejor amigo que se puede tener.

Me hace mucha ilusión este nuevo proyecto de Toni. Primero porque siempre es un orgullo y una gran alegría ver que no para de trabajar (por algo será) y segundo porque va a ser un reencuentro en todos los sentidos: un reencuentro con el Teatre Victoria que tantos buenos momentos me hizo vivir con “40 El Musical”, un reencuentro con Rubén Yuste (que hace mucho que no le veo y también forma parte del elenco) y un reencuentro, como espectadora, con dos actores que me hicieron apasionarme por el teatro y que me hicieron vivir una época muy feliz: Rubén y Toni. Dos personas increíble que conocí hace ya cerca de 5 años en el musical de “Spamalot” y ahora se vuelven a encontrar, vuelven a trabajar juntos y yo volveré a verles encima de un escenario juntos…¿para cuando un encuentro en el que los tres estemos actuando, chicos? Seguro que algún día, todo llegará. De momento muy feliz de poder disfrutar viéndoles desde la butaca. Así que sólo queda esperar al estreno. De momento hoy han empezado los ensayos (seguro que) con mucha ilusión. Ahora toca darle duro, pero seguro que el trabajo se verá recompensado. No tengo ninguna duda de el trabajo de estos dos artistas.

¡Mucha mierda, chicos, y que vayan bien los ensayos!

Al resto de lectores sólo avisaros que el musical se estrenará el día 24 de Septiembre (con previas desde el 20 de septiembre) en el Teatre Victoria de Barcelona. No os lo perdáis y correr a comprar las entradas que vuelan.

“Les veles s’inflaràn, el vent ens portarà com un cavall desvocat per les ones”