Bangeran!!!

Hoy me siento un poco huérfana. Levantarse y despertarse con la noticia de que ha fallecido un icono de la infancia es un golpe bastante duro. Me siento vacía al perder un referente del humor de la noche a la mañana. Y por lo poco que he leído parece que ha sido un suicidio. Un hombre que provocaba la risa allá a donde iba. Que era capaz de hacer feliz a quienes le veían. Yo creo que el personaje de Patch Adams estaba hecho para él. Él era un poco (mucho) Patch. Pero está claro que, como a Patch, la vida de la gente que más provoca la felicidad a quienes le rodean no es tan de color de rosa. Precisamente, por lo que observo a mi alrededor, lo que más quieren la felicidad de los demás son los que más lo necesitan. Pero esto son reflexiones mías. No se si esta era la realidad de Robin Williams quien acaba de fallecer hace pocas horas.

Son muchas las lecciones que este actor nos ha dado a lo largo de su carrera y ahora mismo se me agolpan todas en la cabeza. Tanto que no se me ocurre cual destacar. La única idea que me parece correcta para no olvidar ninguna es hacer un repaso por las películas que yo he visto y que han marcado la infancia de muchos, no sólo la mía.

filosof_aparacin_filos._El_club_de_los_poetas_muertos_ EL Club de los Poetas Muertos, una gran película donde aprendí el valor de la amistad, la importancia de seguir tus propias convicciones, de perseguir tus sueños y luchar por ellos hasta el final porque todo era posible con las enseñanzas del profesor Keating.

Una gran película con uno de los mejores finales que he visto en cine. Y justo hoy ese “Oh capitán mi capitán” resuena más que nunca. Si dejaramos de ser tan esclavos de las masas y siguiéramos esta consigna, conseguiríamos muchas más cosas.

Peter Pan, ese niño que nunca quería crecer. Hasta que vimos la versión de Steven Spielberg. En “Hook, el capitán Garfio”, vimos pro primera vez un Peter Pan tohook-1991-01-gtalmente

distinto. Tanto que ya no era Peter Pan si no Peter Banning, un cabeza de familia demasiado ocupado con sus negocios como para prestar atención a sus hijos.
Hasta que vuelve a Nunca Jamás para rescatar a sus hijos, secuestrados por el terrorífico Capitán Garfio. Ahí, en esa cena imaginaria nos dimos cuenta de la importancia de no perder nunca el niño que llevamos dentro. Un concepto que, dada la profesión en la que estamos inmersos, tenemos que tener muy presente porque no hay mejor cosa que la inocencia y la ilusión infantil. Esa etapa en la que crees que todo es posible y que los sueños se hacen realidad. “¿Sabes cual fue mi pensamiento alegre? Fuiste tú…”

500px-Aladdin3192El mítico genio de Aladdín, ese personaje tan divertido con el que hemos reído, bailado, cantado incluso llorado cuando era liberado. “Genio, eres libre”, una frase muy apropiada para el día de hoy. Sin saber cual es la historia real de esta pérdida se puede decir que hoy ya eres libre de esa carga, genio.

Otro personaje mágico que cumplía deseos. Parece que era algo común en la mayoría de personajes de Robin Williams y no era de extrañar para una persona que le encantaba reír y hacer reír.

robin-williams-mrs-doubtfire“La Señora Doubtfire”, una película en la que tuvo que hacer de mujer. Y lo hizo tan bien que ni sus hijos le reconocían. Un padre divorciado, enamorado de sus hijos que se le niega el privilegio de verlos o se le limita el derecho a estar con ellos hace lo que sea por seguir viéndolos. Así se convierte en la Señora Doubtfire, un personaje entrañable que resulta ser mejor padre que el mismo Daniel Hillard, porque “si hay cariño esos lazos siempre unen y tendrás una familia en tu corazón”.

Y por último otras películas que me han hecho reír, llorar, temblar de miedo y creer que todo es posible: Jumanji, Una Jaula de Grillos, Jack, el hombre bicentenario y Patch Adams.

kdfkfdjkdfTodos personajes entrañables, con su toque de humor, con su historia interior y todos ellos con algo en común: algo por lo que luchar. Un objetivo que según me estoy dando cuenta tenían todos y cada uno de los personajes que ha interpretado este gran actor y cómico. Con todos nos hemos reído pero con todo y cada uno de ellos hemos aprendido algo: que no es imposible conseguir tus sueños, que va a costar, pero que con esfuerzo y tesón se pueden conseguir. A lo mejor ahora entiendo un poco más mi forma de pensar. ¿Inocente? Sí, pero no quiero dejar de luchar por lo que creo y por quienes quiero. No quiero olvidar quien es mi pensamiento alegre. No quiero dejar de pensar que la risa es la mejor medicina. No quiero que mi niño interior se aleje de mi. No quiero convertirme en el robot de la sociedad y dejar de lado el sentimiento y la certeza de que puedo conseguir aquello que quiero. No quiero dejar de ser quien soy por lo que diga la gente ni olvidarme que la magia existe.

Así que este es mi pequeño homenaje a un referente que me ha acompañado toda mi infancia y que me ha hecho aprender muchas cosas de la vida. Así que…Genio, eres libre. Bangeran! Adios, capitán mi capitán. Espero que hagas reir tanto ahí arriba como aquí abajo. Hasta pronto!

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s