Fins Aviat…Vaixell

12573737_10208117268472960_9144824358636322207_n

Parece mentira, pero sí. Llegó el día. Ese día en el que se acaba la temporada. Ese día en que tienes que despedirte de muchas cosas y gente. Ese día…DE MIERDA! ¡Seamos claros! Es un día de mierda lo mires por donde lo mires.

El pasado 10 de Enero el barco de Mar i Cel zarpó por ultima vez en el Teatro Victòria con una función redonda llena de emociones y sentimientos. Fue una función preciosa pero yo no puedo con las funciones finales. Es superior a mi. Y  diréis: ¿para que vas? Pues tenéis razón. Pero también es superior a mi no estar el último día que actúa el mejor amigo y profesional que se puede tener. Es superior a mi no estar cuando has conocido a tanta gente interesante y de que que se ha aprendido muchísimo. Es superior a mi no estar en uno de los musicales que más me ha marcado desde “Spamalot”… Si, amigos. Tenemos un Spamalot 2.0 y ese ha sido “Mar i Cel”.

Ha sido un musical muy especial en muchos sentidos:

-Para empezar la historia. Una historia de hace siglos pero que (por desgracia) sigue siendo muy actual.

El teatro: El teatre Victòria es como una segunda casa (¡Anda  mira! Como el Lope de Vega). He pasado muchas noches y vivido grandes momentos en ese teatro tanto encima como abajo del escenario. Espero que alguna vez los pueda vivir también como actriz y no solo como espectadora.

El Elenco: desde el primer día me dejó con la boca abierta y del que me llevo muchas lecciones tanto de vida como de profesión. Muchas veces me daba rabia que salieran algunos de golpe porque no podía hablar con todos. Pero todos y cada uno me han enseñado muchísimas cosas con sus personajes y con sus consejos. Creo que se ha creado una gran familia en ese elenco y se notaba a la hora de salir al escenario. Dagoll Dagom tiene esa magia. Por eso es un referente para mi en cuanto a compañía teatrales. Desde luego se les va a echar mucho de menos…¡a todos!

– La Orquesta: Las risas que me he podido echar con estos músicos no las cambio por nada. Las lecciones del Maestro Vives, las conversaciones con Montse, Dolors, Marc…, los momentos de averiguar qué canción de dagoll dagom estaban tocando…

La gente de sala: otros sin los cuales los teatros no pueden funcionar. Ninguna profesión en el teatro es medriocre por pequeña que sea. Cada uno interpreta su papel y hace su trabajo. Todo forma parte de un engranaje y si una pieza falla el resto del circuito no funciona.

En fin…podría pasar horas y horas hablando y halagando el trabajo de cada uno pero no hace falta. El musical y cada uno de sus integrantes hablan por si solos y no hace falta mencionar que ha sido un exitazo. Ojalá se hicieran más musicales así en España. Este desde luego siempre será el musical catalán por excelencia y el Himne dels pirates un himno nacional, y con razón.

¡Gràcies per aquest muntatge, Dagoll Dagom! I com heu dit: “Fins Aviat…Vaixell”

Les veles s’inflaran, el vent ens portarà com un cavall desbocat per les ones”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s