Aquellos maravillosos años…

0

“Volver a empezar otra vez…volver a estrenar zapatos y libros. Volver a encontrar los viejos amigos. Y juntos volver a empezar”

¿Quién no ha odiado esa canción alguna vez? Todos, por estas fechas, la empezábamos a escuchar y era como el punto de no retorno. Un punto en el que se veía la cuenta atrás de la libertad, de la felicidad. Una gran campaña de publicidad de El Corte inglés que se convertía en la pesadilla principal de los sueños de los niños por la noche.Sin embargo para mi significaba todo lo contrario.

Últimamente añoro esos años. Debe ser el año de la nostalgia (Nintendo ya se ha dado mucha cuenta de ello y han apostado mucho por ese caballo que parece que será ganador). Llega mediados de agosto y recuerdo cómo iba con mis padres a comprar el uniforme nuevo “verde botella” que exigía el colegio, esos estuches y material escolar que se quedaban guardados en perfecto estado deseando que llegara el día de empezar el cole para poder estrenarlos…El primer día de clase, el reencuentro con profesores y amigos y la sorpresa de lo que te ibas a encontrar y quién te iba a dar clase ese año…Se echa mucho de menos.

Era una época sin preocupaciones. Tu mayor problema y agobio (incluso tu mayor enemigo) eran los exámenes. Y cuando te vas haciendo mayor te das cuenta que eso sólo es la punta del iceberg, qué solo has empezado a escalar la montaña de problemas que vendrán llamada adultez. Fueron tiempos muy felices…

No puedo negar que no haya habido momentos felices desde entonces. Hay tantas razones por las que estar feliz que siempre daré las gracias. Gracias por hacerme ver cuál es la profesión que amo incondicionalmente y por la que lucho cada día. Gracias por las personas que conoces un día sin más, a pesar de que tú ibas a ver a otras, y se convierten en amigos, familia, maestros, hermanos…e amores incondicionales. Gracias por las lecciones que me da la vida y porque siempre me conduce por el buen camino y me aleja de lo malo…Miles de razones que no acabarían nunca. Y todo lo que queda, porque el camino no ha hecho más que empezar.

Pero echo de menos estrenar libros,mochilas, lapiceros, bolígrafos, las clases, los recreos, los amigos…Y aunque es verdad que siempre se puede “volver a empezar”, cada etapa tiene su tiempo y su lugar, su lección y su recreo.

No conviene anclarse en el pasado y olvidarse de vivir. Porque lo pasado, pasado está y el futuro, como diría el maestro Andreu Buenafuente, no lo ha visto nadie.

¡Comenzamos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s