Fins quan…?

¡Hola! Sí, sigo viva. Pero últimamente tengo tantos pensamientos y sentimientos en la cabeza que me veo incapaz de escribir nada. Esta es la tercera vez que me siento delante del ordenador a intenta retomar mi blog. Así que le daremos la razón al refrán y ésta tercera será “la vencida”.

En cuanto al título de esta entrada no os preocupéis que no empezaré a escribir en catalán (y no será por falta de ganas si no por falta de cultura ortográfica en lo referente a esa lengua. Todavía me sigue costando mucho la acentuación y ahora que han eliminado los acentos diacríticos…yo ya me he terminado de liar. Pero no veo el día en que pueda abrir un blog en catalán).

Como os estaba contando, el título de esta entrada hace referencia a unos versos de la canción “Guapos i Pobres” del musical del mismo título. Sí, qué sería mi vida sin la banda sonora que siempre me acompaña: los musicales. Encuentras formas de expresar sentimientos para todos los gustos. Es por ello que en los musicales hay canciones. Cuando las palabras ya no sirven o no tienen la suficiente fuerza para expresar lo que sientes, los personajes cantan. Cosa que muchos no entienden (y hasta ven absurdo), pero es una forma preciosa de sacar todo lo que nos oprime, lo que nos corroe por dentro, o lo que nos hace estar pletóricos de alegría. ¿Cuántas veces habéis estado agotados, tristes, furiosos…y os habéis puesto a cantar? Yo muchas, y la verdad es que es la mejor terapia. Pero, como dice el título de esta entrada: ¿Fins quan? ¿Hasta cuándo?

Hasta cuándo vamos a tener como excusa esos bailes y esas canciones en los que liberamos esa energía retenida, esas ganas de expresar, de soltar, de explotar…de decir te quiero.

Creo que (y volviendo a citar una canción de musicales) es hora de desafiar la gravedad, de atreverse, de expresar, no sólo en la intimidad de tu dormitorio. ¿Hasta cuándo vamos a esperar para ser libres? ¿Hasta cuándo vamos a esperar en esa zona de confort en la que, en el fondo, no hay comodidad ninguna? Hace poco leía en un libro que decía que “sólo es feliz quien es libre. Y sólo es libre quien es el que ha de ser”. Pues yo no soy quien he de ser sin expresar lo que siento. Es algo que me corroe por dentro y me va matando poco a poco. Pero creo que ha llegado la hora de hacer llegar esos sentimientos. Al fin y al cabo es mejor una decepción a tiempo que ser un ignorante toda tu vida. De lo primero te recuperas. Lo segundo te va consumiendo poco a poco.

Y después de este vómito de ideas que necesitaba plasmar en este blog para ordenar de alguna manera en mi cabeza, sólo me queda haceros una pregunta a vosotros:
¿Hasta cuándo?

Y ya que os lo he mencionado os adjunto la canción que me ha llevado a esta reflexión:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s