Atardecer

Una de mis manías tontas consiste en ir a la ventana del salón de mi casa y contemplar la calle. Cada tarde lo hago, sobe todo cuando el sol está a punto de ponerse. Y cada tarde me llevo la cámara para captar ese momento. Algún día conseguiré la panorámica perfecta…

La verdad es que no se puede comparar con un atardecer en la playa, ni mucho menos. Pero los atardeceres desde mi casa también son bastante bonitos. Sobre todo cuando el cielo torna de un color rojo llamas. O cuando se mezclan los tonos rojos, azules y morados…¡Es fascinante!

¡Hoy todos con la roja!

España está en cuartos de final y eso se nota en el ambiente. Este mundial parece que tiene buena pinta. Hay muchas posibilidades de que sea nuestro. Bueno…al menos hay que pensar así, aunque está claro que pasar a la semifinal no aparenta que nos vaya a costar mucho. Sin menospreciar al rival, claro está.

Pero creo que la afición está llegando muy lejos. Hoy me he encontrado esto debajo de mi casa:

Esto es España,  ¡si señor!

Fotos recurrentes

Cuando me da por una cosa…no puedo parar. Últimamente me ha dado por hacerme fotos con la gente en los espejos. Quedan curiosas y ya se ha convertido en un vicio, en un ritual. Es como ir a Barcelona  y volverme sin una foto de Berto…pues falta algo. No es por la foto, es por el recuerdo del momento. Lo mismo pasa con mis amigos. Les tengo fritos. Todo el día cámara en mano, porque nunca se sabe cuando la vas a tener que usar. Digamos que es un objeto imprescindible en mi bolso. Ya que los ojos no graban (de momento), pues qué mejor que tener un diario fotográfico.

Sin-título-1

¿Quedan bien eh?