Fins Aviat…Vaixell

12573737_10208117268472960_9144824358636322207_n

Parece mentira, pero sí. Llegó el día. Ese día en el que se acaba la temporada. Ese día en que tienes que despedirte de muchas cosas y gente. Ese día…DE MIERDA! ¡Seamos claros! Es un día de mierda lo mires por donde lo mires.

El pasado 10 de Enero el barco de Mar i Cel zarpó por ultima vez en el Teatro Victòria con una función redonda llena de emociones y sentimientos. Fue una función preciosa pero yo no puedo con las funciones finales. Es superior a mi. Y  diréis: ¿para que vas? Pues tenéis razón. Pero también es superior a mi no estar el último día que actúa el mejor amigo y profesional que se puede tener. Es superior a mi no estar cuando has conocido a tanta gente interesante y de que que se ha aprendido muchísimo. Es superior a mi no estar en uno de los musicales que más me ha marcado desde “Spamalot”… Si, amigos. Tenemos un Spamalot 2.0 y ese ha sido “Mar i Cel”.

Ha sido un musical muy especial en muchos sentidos:

-Para empezar la historia. Una historia de hace siglos pero que (por desgracia) sigue siendo muy actual.

El teatro: El teatre Victòria es como una segunda casa (¡Anda  mira! Como el Lope de Vega). He pasado muchas noches y vivido grandes momentos en ese teatro tanto encima como abajo del escenario. Espero que alguna vez los pueda vivir también como actriz y no solo como espectadora.

El Elenco: desde el primer día me dejó con la boca abierta y del que me llevo muchas lecciones tanto de vida como de profesión. Muchas veces me daba rabia que salieran algunos de golpe porque no podía hablar con todos. Pero todos y cada uno me han enseñado muchísimas cosas con sus personajes y con sus consejos. Creo que se ha creado una gran familia en ese elenco y se notaba a la hora de salir al escenario. Dagoll Dagom tiene esa magia. Por eso es un referente para mi en cuanto a compañía teatrales. Desde luego se les va a echar mucho de menos…¡a todos!

– La Orquesta: Las risas que me he podido echar con estos músicos no las cambio por nada. Las lecciones del Maestro Vives, las conversaciones con Montse, Dolors, Marc…, los momentos de averiguar qué canción de dagoll dagom estaban tocando…

La gente de sala: otros sin los cuales los teatros no pueden funcionar. Ninguna profesión en el teatro es medriocre por pequeña que sea. Cada uno interpreta su papel y hace su trabajo. Todo forma parte de un engranaje y si una pieza falla el resto del circuito no funciona.

En fin…podría pasar horas y horas hablando y halagando el trabajo de cada uno pero no hace falta. El musical y cada uno de sus integrantes hablan por si solos y no hace falta mencionar que ha sido un exitazo. Ojalá se hicieran más musicales así en España. Este desde luego siempre será el musical catalán por excelencia y el Himne dels pirates un himno nacional, y con razón.

¡Gràcies per aquest muntatge, Dagoll Dagom! I com heu dit: “Fins Aviat…Vaixell”

Les veles s’inflaran, el vent ens portarà com un cavall desbocat per les ones”

Anuncios

Bangeran!!!

Hoy me siento un poco huérfana. Levantarse y despertarse con la noticia de que ha fallecido un icono de la infancia es un golpe bastante duro. Me siento vacía al perder un referente del humor de la noche a la mañana. Y por lo poco que he leído parece que ha sido un suicidio. Un hombre que provocaba la risa allá a donde iba. Que era capaz de hacer feliz a quienes le veían. Yo creo que el personaje de Patch Adams estaba hecho para él. Él era un poco (mucho) Patch. Pero está claro que, como a Patch, la vida de la gente que más provoca la felicidad a quienes le rodean no es tan de color de rosa. Precisamente, por lo que observo a mi alrededor, lo que más quieren la felicidad de los demás son los que más lo necesitan. Pero esto son reflexiones mías. No se si esta era la realidad de Robin Williams quien acaba de fallecer hace pocas horas.

Son muchas las lecciones que este actor nos ha dado a lo largo de su carrera y ahora mismo se me agolpan todas en la cabeza. Tanto que no se me ocurre cual destacar. La única idea que me parece correcta para no olvidar ninguna es hacer un repaso por las películas que yo he visto y que han marcado la infancia de muchos, no sólo la mía.

filosof_aparacin_filos._El_club_de_los_poetas_muertos_ EL Club de los Poetas Muertos, una gran película donde aprendí el valor de la amistad, la importancia de seguir tus propias convicciones, de perseguir tus sueños y luchar por ellos hasta el final porque todo era posible con las enseñanzas del profesor Keating.

Una gran película con uno de los mejores finales que he visto en cine. Y justo hoy ese “Oh capitán mi capitán” resuena más que nunca. Si dejaramos de ser tan esclavos de las masas y siguiéramos esta consigna, conseguiríamos muchas más cosas.

Peter Pan, ese niño que nunca quería crecer. Hasta que vimos la versión de Steven Spielberg. En “Hook, el capitán Garfio”, vimos pro primera vez un Peter Pan tohook-1991-01-gtalmente

distinto. Tanto que ya no era Peter Pan si no Peter Banning, un cabeza de familia demasiado ocupado con sus negocios como para prestar atención a sus hijos.
Hasta que vuelve a Nunca Jamás para rescatar a sus hijos, secuestrados por el terrorífico Capitán Garfio. Ahí, en esa cena imaginaria nos dimos cuenta de la importancia de no perder nunca el niño que llevamos dentro. Un concepto que, dada la profesión en la que estamos inmersos, tenemos que tener muy presente porque no hay mejor cosa que la inocencia y la ilusión infantil. Esa etapa en la que crees que todo es posible y que los sueños se hacen realidad. “¿Sabes cual fue mi pensamiento alegre? Fuiste tú…”

500px-Aladdin3192El mítico genio de Aladdín, ese personaje tan divertido con el que hemos reído, bailado, cantado incluso llorado cuando era liberado. “Genio, eres libre”, una frase muy apropiada para el día de hoy. Sin saber cual es la historia real de esta pérdida se puede decir que hoy ya eres libre de esa carga, genio.

Otro personaje mágico que cumplía deseos. Parece que era algo común en la mayoría de personajes de Robin Williams y no era de extrañar para una persona que le encantaba reír y hacer reír.

robin-williams-mrs-doubtfire“La Señora Doubtfire”, una película en la que tuvo que hacer de mujer. Y lo hizo tan bien que ni sus hijos le reconocían. Un padre divorciado, enamorado de sus hijos que se le niega el privilegio de verlos o se le limita el derecho a estar con ellos hace lo que sea por seguir viéndolos. Así se convierte en la Señora Doubtfire, un personaje entrañable que resulta ser mejor padre que el mismo Daniel Hillard, porque “si hay cariño esos lazos siempre unen y tendrás una familia en tu corazón”.

Y por último otras películas que me han hecho reír, llorar, temblar de miedo y creer que todo es posible: Jumanji, Una Jaula de Grillos, Jack, el hombre bicentenario y Patch Adams.

kdfkfdjkdfTodos personajes entrañables, con su toque de humor, con su historia interior y todos ellos con algo en común: algo por lo que luchar. Un objetivo que según me estoy dando cuenta tenían todos y cada uno de los personajes que ha interpretado este gran actor y cómico. Con todos nos hemos reído pero con todo y cada uno de ellos hemos aprendido algo: que no es imposible conseguir tus sueños, que va a costar, pero que con esfuerzo y tesón se pueden conseguir. A lo mejor ahora entiendo un poco más mi forma de pensar. ¿Inocente? Sí, pero no quiero dejar de luchar por lo que creo y por quienes quiero. No quiero olvidar quien es mi pensamiento alegre. No quiero dejar de pensar que la risa es la mejor medicina. No quiero que mi niño interior se aleje de mi. No quiero convertirme en el robot de la sociedad y dejar de lado el sentimiento y la certeza de que puedo conseguir aquello que quiero. No quiero dejar de ser quien soy por lo que diga la gente ni olvidarme que la magia existe.

Así que este es mi pequeño homenaje a un referente que me ha acompañado toda mi infancia y que me ha hecho aprender muchas cosas de la vida. Así que…Genio, eres libre. Bangeran! Adios, capitán mi capitán. Espero que hagas reir tanto ahí arriba como aquí abajo. Hasta pronto!

 

 

Que no daría…

El ser humano es una simple marioneta del destino. Muchas veces pienso si realmente somos dueños de nuestras propias vidas. Al fin y al cabo nuestra misión en este mundo se basa en un ciclo natural muy concreto: nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos. Para qué nacer si vamos a acabar extinguiéndonos… Siempre que me llegan noticias de muertes, ya sean propias o ajenas, no puedo evitar sentirme mal, por mí o por la persona afectada. Cuando me pasa a mí me sobrepasa ese momento de shock en el que no sé si llorar, gritar de rabia…muchas veces me quedo mirando al vació sin poder reaccionar. Y cuando es una muerte ajena, de amigos y compañeros, me afecta casi el doble. Me siento mal por ellos y me siento mal yo misma porque pienso que si el destino me arrebatara a la persona que más quiero no sé si podría seguir viviendo. Dicen que todo se supera, pero cuando te arrebatan aquello que te hace seguir adelante, lo que tira de ti cada día, en definitiva, lo que hace que tu vida tenga sentido…es muy, muy duro.

Desde aquí quiero enviar mi mayor pésame y mis mejores deseos de ánimos y fuerza a una amiga y compañera en estos momentos tan duros que estará pasando, ella y su familia. Ya lo dije en su día, el ciclo de la vida es una mierda.

Casualmente (aunque cada vez creo menos en las casualidades) anoche grabé este tema de Malú. Así que va por todas esas personas sin las que no podríamos vivir. ¡Gracias por formar parte de nuestras vidas y hacer que éstas tengan sentido!

¿Quién me ha robado el mes de Abril…

Cómo pudo sucederme a mi?

Bonita canción cuya metáfora identifico con mi estado anímico. Más bien la pregunta sería, ¿quién me ha robado la felicidad? Lleva desde septiembre, y si me apuras desde el 5 de julio pasado, acompañándome y ahora de golpe y porrazo ha decidido abandonarme. Lleva cerca de una semana sin aparecer. La he buscado, os puedo asegurar que sí. Pero cuando los caminos se separan siempre me inunda este sentimiento de vacío, de soledad, de nada… Es como un retrato al que le han quitado el rostro y sólo quedan las siluetas, una figuras negras que intentan llenar el vació que ha quedado.

No puedo evitarlo, soy así. Y no sé si es algo bueno o malo porque pasas de un extremo a otro de una forma muy brusca. Cuando lo que te hace feliz está cerca, puedes verlo cada día y disfrutarlo, todo es maravilloso. Cuando ya no está…parece que nada tenga sentido. Esa fuerza que te despierta cada mañana con una sonrisa, esa energía que te hace esforzarte cada día, ser feliz y trabajar duro ya no está. Se ha esfumado. Y lo peor es que no sé cuando volverá. Sé que dentro de poco volverá a aparecer, pero no sé si se quedará durante mucho tiempo o sólo será un día…y eso es lo que realmente me mata. El no saber qué va a pasar.

Desde muy pequeña he tenido ese sentimiento hacia las personas. Un sentimiento que no sé si es bueno o es malo. Lo que si os puedo asegurar es que se sufre mucho. Porque cuando está cerca todo es perfecto, no hay un sólo día que no te levantes con una sonrisa; sin embargo cuando te falta, el mundo se te viene encima. Seguro que esta última frase ha sonado muy exagerada y dramática. Pero es así. Me consta que mucha gente entiende cómo me siento ahora mismo. Así que al fin y al cabo no ha sido tan exagerado. Los sentimientos de cada uno son subjetivos. Cada uno ama, quiere, tiene afecto de una manera determinada. Y para lo que algunos es una chorrada para mí es un mundo. Acertado o no, es como me siento. Y siento que ahora mismo me falta algo muy importante para mí. Algo que desde hace 3 años me ayuda a ser mejor persona, a tener un sueño y esforzarme por cumplirlo, a seguir adelante cada día. Y sin eso, sinceramente, no soy nada. No quería admitirlo, pero en el fondo sé que es así.

Ahora sólo puedo mirar fotos y recordar los grandes momentos vividos, pero es un consuelo momentáneo. El único consejo que me puedo dar es tener paciencia, algo que no va muy unido a mí pero que, al mismo tiempo, es un adjetivo con el que cada vez me identifico más… Por ello esperaré paciente volver a verte.

“Recordar duele más que saber que no estás. Sonrío por un momento pero al instante la cruda realidad vuelve a aparecer como un cartel de neón, brillante y luminoso. No hay nada que consuele a un deprimido corazón. Ni el sol, ni el agua ,ni el ánimo vuestro. Sólo recordar y sentir un abrazo de los nuestros”

Y nos dieron…el final.

Pues sí. Muy a mi pesar ya está anunciando el final de temporada para el musical “Más de 100 Mentiras” desde hace unos cuantos días, pero me resistía a anunciarlo aquí. No voy a negar que me da muchísima pena que se acabe. Aparte de haber sido un gran musical con el que me lo he pasado estupendamente y he conocido a muchísima gente que he cogido mucho cariño significará también desdedir a los amigos, y eso nunca me hace mucha gracia. Si ya estoy así no quiero saber cómo estaré la última semana, sobre todo cuando toque decir esa frase de: “Bueno, Samuel, esto se acaba…y no ha estado tan mal”. Habrá que tragar veneno en ese momento.

Así que si todavía no habéis visto el musical aprovechad porque falta muy poquito, apenas poco más de un mes. El día 27 de mayo el Rialto bajará el telón para “Más de 100 Mentiras”. Pero espero que no sea un adiós definitivo y que vuelvan a levantar el telón por septiembre. Al menos ese será mi deseo. Que vuelvan a Madrid y que, por supuesto, vuelva todo el elenco que ha estado fomando parte esta temporada del musical. No concibo este musical sin Guada, Víctor Dieguito, Álex, Juan Pablo, Juan Carlos, Felipe, Silvia, Gerard, Jaime, Nani, Dani, Espinosa, Fabri, Jose, Mar, Marta, Kris, Lucho…y mucho menos sin Toni. Lo que he aprendido y disfrutado con él este año no se puede medir y por mucho que se lo agradezca siempre me quedaría corta.

Pero bueno, vamos a dejarnos de sentimentalismos que esto aún no se ha acabado. Aún faltan muchas mentiras por contar y muchas noches que pasar con estos canallas. Y seguro que serán muchas más. Porque “no hay nada imposible, si lo deseas de corazón”, como decían en Spamalot. Así que a cerrar los ojos bien fuerte y esperar que vuelvan pronto. No queda más.

¡Comienza la cuenta atrás, benditos malditos!

“Se trata de ciscarse en los concreto”

Me viene que ni pintada esta frase de uno de los sonetos de Sabina, porque últimamente  haga lo que haga, aunque sea con la mejor de las intenciones, la cago. Tengo una sensación constante de estar metiendo la pata y no entiendo por qué. Tal vez porque no esté en el lugar que me corresponda. Muchas veces tengo la sensación de estar sola y que no le importo a nadie. Pueden sonar muy fuertes estas palabras pero es así. Muchas veces nos sentimos solos. Son aquellos momentos en los que la situaión actual te supera. Tienes tantas cosas en la cabeza, tantas preocupaciones y tan pocos momentos de felicidad que acabas por concentrarte sólo en lo malo y olvidas lo bueno que tienes alrededor.

Lo peor de todo esto es que se va haciendo una bola de nieve cada vez más grande y no sé cuando ni cómo parará. En fin… no me hagáis caso. Seguramente sea una mala semana, un mal mes o un mal año…El tiempo, para bien o para mal, lo cura todo. Al fin y al cabo la vida es el casting más duro que hemos de realizar y tu personaje el papel más difícil de representar. Pero ya que podemos improvisar vamos a intentar hacerlo bien y, sobre todo, a disfrutar.

¡Adios, Marc!

Me ha costado escribir esta entrada porque no me salían las palabras. Normalmente cuando pasa algo de este estilo no sé reaccionar. No sé cómo actuar ni qué decir. Sólo puedo intentar estar con esa gente que ahora está pasando un mal trago y darles todo mi apoyo y mi cariño. Pero ni siquiera puedo hacer eso, por la distancia. Aunque, gracias a Dios, existen los móviles y las redes sociales.

El pasado viernes, 15 de Abril, falleció Marc Fontquerni, regidor de 40 El Musical en Barcelona. Nunca le llegué a conocer, pero sí le había visto varias veces por el teatro. Es igual. El apego que siento hacía la compañía me hace estar estos días hecha polvo porque sé que ellos lo están pasando muy mal.Ir, como todos los días, a trabajar y que se lleven tu vida de una manera tan rápida…es muy duro.

Estas noticias siempre son muy duras de afrontar y puedo asegurar que la función del día siguiente no les resultaría nada fácil. Lo único que deseo es que puedan superar este duro revés muy pronto y vuelvan sus sonrisas.

Así que, a todo el equipo de 40 en Barcelona les deseo mucha fuerza y muchos ánimos para afrontar el final de temporada. Les quiero enviar todo mi apoyo y mi cariño, aunque ya saben que cuentan con él.

¡Chicos, mucha fuerza! Estoy con vosotros y ya sabéis que me tenéis para lo que queráis. Es mucho el cariño que os tengo y por ello no puedo dejar de estar triste. Puedo asegurar que estaba muy feliz de poder pasar la semana santa con vosotros…y sigo estándolo, pero la alegría no va a ser del todo plena. Sólo me queda ir allí y darlo todo para transmitiros esa fuerza que siempre me decís que doy bailando y así arrancaros una sonrisa al menos. A la salida os esperan muchos besos y abrazos. ¡Siempre arriba!

Mi más sentido pésame a la familia y amigos de Marc y les deseo lo mejor en estos duros momentos.