Nervios, tensión, emoción, ganas, ilusión (3)

Y por fin llegaba el gran final: Hairspray. Este tema necesitaba una entrada aparte. No os podéis imaginar el caos que fue montar este número por la cantidad de gente que participaba en él. Pero cada ensayo nos llenaba de energía e ilusión. Cómo no iba a hacerlo con ese ritmo años 60 y esa letra (que maaadre mía hasta que nos aprendimos el trabalenguas ese).

Ahora me entendéis cuando os decía que era un caos. Siempre lo diré: montar este numero no era nada fácil y mucho menos para una persona. Así que siempre estaremos agradecidos a Alberto (nuestro profe de jazz) por todo el trabajo que hizo con el final de curso. Pero, como llevo diciendo en estas entradas, el trabajo se nota. Fue otro de los números que no olvidaremos.

Y si queréis aprendéroslo, no es tan difícil. Con Naira y Alberto de profesores os lo aprenderéis en dos segundos. Simplemente quedaron con estos conceptos: el leñador, bailo el twist, sunshine, confeti, que bonito el caballito, rugby,  paso chungo y good morning baltimore. Con estos pasos tenéis un gran porcentaje de la coreo aprendida.

Y hasta aquí el recordatorio de nuestro fin de curso, sin olvidarnos de los que salieron antes que nosotros: los compis de “La pequeña tienda de los horrores”. Pero de eso no tengo vídeo. Así que sólo me queda decir que fue otra gran experiencia encima del escenario y que enhorabuena a todos mis profes por hacer posible este fin de curso y a mis compis Miguel, Xabi, Gabri, Laura, Hellen, Eli, Isa, Isius, Delmis, Fanny, Alba, Somaya, Naira, Ángela… por el trabajo y a seguir currando! Que aún nos queda muuucho por aprender!

Anuncios

Nervios, tensión, emoción, ganas, ilusión (2)

Después venía el tema claqué. En esto sí que hubo tensión. ¿Cómo no va haberla? A falta de unas tres semanas aun no habíamos construido las dichosas bicicletas. Menos mal que nuestra compañera, amiga y madre Naira estaba allí para solucionarnos la papeleta y comprarnos los materiales que si no…aún a día de hoy estarían sin hacer. Luego los ensayos…ese tema habría que darle de comer a parte. ¿Os imagináis a los tres cursos de módulo metidos en una sala en la que básicamente se da canto, o ballet a los peques? Así nos fue cuando logramos ensayar por fin en el escenario. Que ni posiciones ni distancias, ni na…Pero al final, con mucho trabajo y esfuerzo se consiguió un resultado…no sé si el que queríamos pero al menos el mejor que pudimos.

A que estamos monísimos con las bicis?

Funky fue otro rollo. Un rollo con más flow. Si me llegan a decir a principio de curso que íbamos a bailar así me hubiera ahorrado muchos agobios. Pero claro, amigos…es que el trabajo tiene su recompensa.  Hubo fallos, está claro, pero cuando vi el otro día por primera vez el vídeo de la coreo de funky sólo pude aplaudirlo. Ahí mucho trabajo se lo debemos a Joana (nuestra profesora de funky), porque si no hubiera estado limpiando hasta con abrillantador la coreo no habría sido el mismo resultado. Y también a nosotros porque a escondidas y en nuestras casas nos hemos pasado horas ensayando los beats, golpes del bajo y demás cosas que no se escuchan a simple…oído, ¿a que sí, Alba?.

Nervios, tensión, emoción, ganas, ilusión (1)

Todo es puede definir un final de curso en Scaena. En cuanto pasa la semana santa comienzan los ensayos para preparar el festival de final de curso. ¡Sálvese quien pueda! Eso sí que es una carrera de fondo. El que aguanta llega a la meta y el que no se desespera. Para estas cosas hay que tener muuuucha paciencia. Es una época en la que querrías matar a gente a la que hace escasas horas amabas. Pero no todo es malo, eso sólo son minucias que ocurren si uno no se sabe controlar. ¡Santa Paciencia!

Yo más bien me quedo con los buenos momentos. Por ejemplo, en el número de los productores:

Tengo muy buenos recuerdos de los ensayos de este número. Para empezar es una escena que nos salió a la primera. Un día en clase de interpretación nos pusimos a improvisar a ver que salía y a los 5 minutos siguientes ya teníamos la escena montada. Eso no quita que luego limpiáramos cositas, arregláramos por aquí, pusiéramos ritmo por allá…Pero fue sorprendente la rapidez con la que montamos la empresa en la que trabajaba Leo Bloom. Y luego la coreografía era un lujazo. Un regalito. Y más si la montaba alguien que había trabajado en el mismo musical. ¿Qué más se podía pedir? La frase que mejor define esta escena siempre será : ¡Vaya cuadro de empresa! Y no es para menos. Entre una tartamuda, una chica con problemas gastrointestinales, una secretaría que no para de quitarse ropa, una monja con narcolepsia, una directora peor que la de la película de Matilda, un fontanero con pocas luces, una limpiadora con nombre de extra de pocahontas y la Zuzi…No me extraña que Leo Bloom (nuestro amigo y compañero Xabi Nogales) quisiera largarse de allí.

Siempre recordaremos este vídeo con mucho cariño y con una sonrisa en la boca.

Recording…

Es curioso lo que hace el aburrimiento. Aunque no vamos a mentir, cantar (esté aburrida o no) me encanta. Y así me he pasado el verano, grabando algunos temas. Cada vez me gusta más grabarme, y no por un tema de egocentrismo, si no porque ahora que empezamos a entender cómo va esto de utilizar la voz, te das cuenta de una forma más minuciosa de tus propios fallos. Pero así se aprende: prueba, error-acierto…

Por otro lado he recibido otra autocolleja, de las muchas que me suelo dar: El Iphone. Ese que yo rehusaba tanto a tener cada vez me descubre más posibilidades. ¿Es posible que el micro del Iphone grabe mejor la voz que el pedazo de micrófono de estudio que tengo en casa? Pues juzgar vosotros mismos. Aquí os dejo dos temas grabados recientemente:

¿Cual está grabado con cual?

Sólo digo una cosa: Viva el Iphone!

Que no daría…

El ser humano es una simple marioneta del destino. Muchas veces pienso si realmente somos dueños de nuestras propias vidas. Al fin y al cabo nuestra misión en este mundo se basa en un ciclo natural muy concreto: nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos. Para qué nacer si vamos a acabar extinguiéndonos… Siempre que me llegan noticias de muertes, ya sean propias o ajenas, no puedo evitar sentirme mal, por mí o por la persona afectada. Cuando me pasa a mí me sobrepasa ese momento de shock en el que no sé si llorar, gritar de rabia…muchas veces me quedo mirando al vació sin poder reaccionar. Y cuando es una muerte ajena, de amigos y compañeros, me afecta casi el doble. Me siento mal por ellos y me siento mal yo misma porque pienso que si el destino me arrebatara a la persona que más quiero no sé si podría seguir viviendo. Dicen que todo se supera, pero cuando te arrebatan aquello que te hace seguir adelante, lo que tira de ti cada día, en definitiva, lo que hace que tu vida tenga sentido…es muy, muy duro.

Desde aquí quiero enviar mi mayor pésame y mis mejores deseos de ánimos y fuerza a una amiga y compañera en estos momentos tan duros que estará pasando, ella y su familia. Ya lo dije en su día, el ciclo de la vida es una mierda.

Casualmente (aunque cada vez creo menos en las casualidades) anoche grabé este tema de Malú. Así que va por todas esas personas sin las que no podríamos vivir. ¡Gracias por formar parte de nuestras vidas y hacer que éstas tengan sentido!

V Café Teatro

59706_424694014287086_271903497_n

Un año más y otro café teatro que se ha pasado volando. Es el quinto que se realiza en la escuela y el segundo en el que participo, y ambos han sido una experiencia inolvidable. Teníamos muchas ganas de que llegara este día. Habíamos puesto mucha ilusión y energía en los ensayos, y el resultado se ha notado en muchos números. En otros desde mi punto de vista perfeccionista no, pero eso también sirve para aprender. Para eso están los errores, para cometerlos y aprender de ellos.

Pero perfeccionismos aparte, la verdad es que yo disfruté como una enana. Me gusta más un escenario que a un tonto un lápiz pero, eso sí, cada vez le tengo más respeto. Es un amigo que nunca te va a fallar si le respetas y si sabes tratarle. Te puede dar todo y hacer sentir de todo. Además de la magia que se crea con la energía del público. Es increíble ver como en clase de interpretación nos resulta imposible controlar la risa con cualquier tontería y encima del escenario se crea una magia especial que potencia tu concentración al máximo.

Pero dejando a un lado mi lado filosófico, he de dar la enhorabuena a mis compañeros porque ayer estuvieron increíbles. Serían los nervios, la emoción, las ganas, la ilusión, el público…lo que fuera. Pero ayer estuvieron todos increíbles. Hubo fallos, sí. Pero para eso estamos aprendiendo. Si no estaríamos ya en la Gran Vía representando algún musical. Cabaret con prostitutas, estaciones de tren románticas, chicas enamoradas, persecución de sueños, más de 100 mentiras, mucha fiebre del sábado noche, brujas de color verde y otras con cara de psicópatas que persiguen a la gente con planchas… ayer tuvimos de todo. Aquí os dejo un pequeño fragmento de uno de los números de anoche. Nuestro número grupal. Advertencia: la canción es pegadiza 😀

Volvemos a empezar

balance-2012

El futuro nos espera y nuestro pasado ya se aleja, como dice una de las canciones de “El Último Jinete”, (musical al que, por cierto, ya le queda muy poquito en Madrid pero que aun estáis a tiempo de ver) y como siempre toca hacer balance. Sé que lo estáis esperando pero esta vez no voy a hacer un resumen por meses como hago siempre. Mi balance de este 2012 son dos palabras (bueno, tres): Toni Viñals y Scaena. Creo que son las dos palabras que mejor pueden definir este año porque son las dos palabras con las que más he disfrutado y sido feliz y con las que, espero, seguir disfrutando y siendo feliz.

Ha sido una gran suerte tener a Toni cerquita dos temporada (Más de 100 Mentiras y El Último Jinete) y siempre es un trago tener que despedirse de él. Pero como se suele decir si algo no acaba otra cosa no puede empezar. Así que el día 6 el Jinete acabará pero seguro que pronto Toni nos sorprende con un nuevo proyecto y podemos seguir disfrutando de su compañía y su presencia escénica.

Por otro lado, este año Scaena ha sido como mi segunda casa. Bueno…la tercera que mi segunda casa siempre será Barcelona. Allí hemos llorado de emoción, de pena, nos hemos lesionado, nos hemos desgañitado pero me ha dado la oportunidad de conocer a gente increíble con la que comparto mi día a día, además de sueños e ilusiones. Me ha dado la oportunidad de conocer a muy buena gente y me ha hecho comprender la gente que vale la pena y la que no.

Así que, qué más se puede pedir…Sólo una cosa, que pueda seguir teniendo a mi lado esas dos palabras (con todo lo que ello implica). Y por mi parte simplemente me queda desearos a todos que este 2013 sea tan bueno o mejor que el 2012. Qué tengáis una buena salida y entrada de año y que todos vuestros deseos y proyectos se hagan realidad.

Y como toda esta entrada ha sido un enorme “Gracias” a mis amigos vamos a terminar con una felicitación Entre Amig@s que seguro que os gustará.

¡Feliz 2013! ¡Feliç 2013!